lunes, 26 de enero de 2009

La Caverna XXI

Cuatro hombres están desde su creación en una cueva oscura, desnudos, sin estilo, sin moda…
Desde que tienen uso de razón han estado ahí; hubo un día después de 18 años que uno de esos hombres decide buscar salida de aquella cueva, él veía siempre reflejos en las paredes y dedujo que de donde venía esa luz era la salida, caminó con letargo que solo el miedo lo propiciaba, él vio una magna luz que cerró sus pupilas, en este rayo de luz navegaría una melodía: “Lucy in the Sky with Diamonds” esta entró al oído de tal hombre, fue la primera melodía que había escuchado en su vida, una vez vista la luz él nunca regresaría a la oscuridad. En la caverna otro hombre celoso de que ya uno no aparecía, era obvio que alguien ya había salido de la caverna y tal descubrió algo diferente, decide también salir, al hacerlo la luz lo impactó y un reflejo entonaba: “Modélame así pose pose pose”
En aquella oscuridad sale otro, impactó la luz y el reflejo emanaba “pasillo”, posteriormente sale el último hombre el cual recibió un reflejo peculiar, una melodía:
-Tu amor es un periódico de ayer que nadie más procura ya leer…

Empezaron a convivir en los rocosos terrenos del perímetro de la caverna, al verse todos el color de sus pieles la desnudes de su cuerpo se sorprendieron, pero lo aceptaron y siguieron todos el mismo sendero descubriendo todo lo nuevo existente…
-¡¡Miren!! Una caja…
-Vamos a ver
-¿Es de vidrio?
-Es un cubo con una pared de vidrio
-Tiene un rabo
-Llevémoslo.

Se llevaron la caja, intentaron todo, tecleaban sus botones, por último pensaron que se trataba de Dios.
Al atardecer el hombre “Daddy” va a ver agua al riachuelo, y en un árbol encuentra tres huecos, dos rectangulares y uno redondo, regresó con tanta ansiedad de contarle a los otros…
-Encontré tres agujeros en un árbol,
-Cómo y qué tiene que ver
-No lo sé pero es extraño,
-Está bien vamos a ver.

Fueron y uno de ellos el primero el de la ráfaga “LSD” él siempre analista de todo se acerca y se acuerda que el rabo de la caja tiene tres patitas que podría ser que encajen en esos tres huecos, llevaron la caja negra e hicieron lo que “LSD” sospechó.
-Perfecto, encajó
-Sí ¿y? Qué hacemos…
-¡no! Dejémoslo ahí puede ser algo malo…
[…]

Al hombre “Daddy” se le ocurrió por la noche ir a curiosear la caja negra empezándola a manosear, hasta que atina a una tecla que hace que el vidrio se prenda, la impresión de Daddy era de susto, pero osado seguía tecleando la caja, se dio cuenta que con uno de los botones la imagen del vidrio cambiaba, hasta que escucho una melodía muy parecida a la que escuchó en la ráfaga de luz, asimilaba todo lo que veía. “Daddy” nunca contó lo sucedido a nadie.
Un mes después…

“Daddy ya no estaba desnudo, ahora utilizaba tapa-rabo ancho, y hablaba en un modismo raro, se obstinaba de ser así.
Un amanecer “LSD” caminaba pateando piedras y pisando hojas secas disfrutando aquel crujiente sonido, en el acto anterior prosiguiendo su hobbie él patea una caja negra con perillas y botones, lo cual era algo símil al televisor, al manosearlo lo prende y emana un sonido que decía:
“I look at you all see the love there that's sleepingWhile my guitar gently weepsI look at the floor and I see it needs sweepingStill my guitar gently weeps”

“LSD” cogió lo guardó y no le contó a nadie lo que él tenía, y siguió caminando.

El hombre “pasillo” encontró en su camino un lugar cañaveral con una rockola y unas botellas que tenían un líquido extraño que no sabían que era pero ponía bien.
El otro hombre compartía igual experiencia…
Y así pasaba el tiempo “Daddy” con su caja negra que todos los días la veía empezó a forjar su personalidad en base de lo que admiraba de ella… Algo parecido hacía “LSD”, lo que escuchaba lo razonaba lo interpretaba, no como lo hacía “Daddy” que copiaba lo que veía, “LSD” tenía que cavilar, imaginar situaciones en base de lo que percibía de su caja de sonido…
Caminando todos un solo sendero ven dirección al horizonte una voluptuosidad femenina, cada uno se miró sus rostros, no sabían que hacer, todos tenían la misma intensión, y la siguieron todos al mismo tiempo sin que ella se diera cuenta o por lo menos demostrara indiferencia, enseguida se detuvieron detrás de una puerta en el momento que ella entraba a su caverna la vieron y se fueron, “Daddy” astutamente no esperó tanto tiempo en volverla ver. Al amanecer la fue a ver a su cueva
-Hola como estas
-Bien y tu
-Muy bien “preciosa”
De la manera mas elocuente a uno de los videos que dilucidaba “Daddy” en su caja, cortejaba; al hombre “pasillo no le gustaba cavilar a su alrededor, se conformaba con vivir tal cual fuera un idealista, “LSD” siempre lo criticó de ordinario.
El hombre cuya melodía fue el “Periódico de ayer” era un buen amigo, pero tenía gusto por estar con el hombre “pasillo” y compartir el líquido de esas botellas que encontraron en la cabaña…
En sí en este territorio donde estaban estos hombres nunca hubo vida, solo lo había dentro de las cavernas, y cuando alguien se atrevía a salir se “Alienaba” con lo primero que podía percibir, pero en este territorio no solo habían cosas encontradas, sino también formas en los árboles, en el cielo, por las noches la euritmia de las estrellas, las flores con diferentes cromatismos, el pigmento verde de las hojas, la sangre, se podía pintar lo que nadie puede ver pero yo si puedo escribir.
Solo hacía falta esa predisposición de ser original de inventar cosas de usar el tapa-rabos como la subjetividad demandaba ni apretados con huecos ni imitaciones baratas de tapa-rabos anchos.

Después de muchos años esta caverna se llama Guayaquil…
Guayaquil 28 de Mayo de 2890:
-¡Dr. Ycaza! Hubo un problema,
-¿Cuál?
-“El televisor”, “El Árbol Interruptor”, “La radio rocanrolera”, el conserje la guardó en el “Transportador del tiempo”
-Sabes algo…
-¿Qué Doctor?
-No encuentro el rayo que enseña el idioma español por medio de canciones, por suerte lo programé para una semana...
-Sí porque cuando fui a comprar me dí cuenta que la gente no parecía guayaquileña

1 comentario:

Senqal Suphu dijo...

A posteriori de haber realizado una lectura de los escritos, y una observada a los colores y fotos, me remetire al final que es el comienzo para emitir comentarios.
Fijad!
Ivan