lunes, 8 de junio de 2009

"Natalie" El cuento sin sentido -Personaje Dual-


Natalie, era una joven, normalmente querida, ejemplar alumna, no daba problemas a nadie y para agregar tenía la capacidad de emanar paz, pasar junto a ella es sentir la satisfacción del calor del sauna y su respectivo aroma a eucalipto, pasar junto a ella significaba sentirse amenazado al bienestar, etc.
Por la mañana, Nati salía en paso cadenciado rumbo al colegio, caminaba rápido pero sus caderas lentas revoleando su falda de tablones infectando a los cuerpos de humedades y erecciones.

-En el pasillo del colegio
una de las amigas de Natalie se acerca a saludar, Como estas Nati, Yo bien y tú, Estoy triste amiga, mi padre está enfermo, le dio un infarto y los doctores no dan esperanzas de que él salga del coma. Natalie deja consumir un par de segundos y contesta,  Amiga lo siento de verdad estaré rezando por tu padre estos días, dios quiera tu papá se recuperé.
Con un abrazo la una le daba aliento a la otra, digna atención de Natalie para su amiga que estaba pasando por momentos difíciles y así abrazadas entran a la clase de Matemáticas.

Buenos días chicos, ¡Buenos días profesor!

Dos más dos, ¡Cuatro!, Tres más tres, ¡Seis!, Uno más uno, ¡Dos!, Siete más siete, ¡Catorce!,
Muy bien chicos,
¿Entendiste Natalie?
Sí profesor,
ya sabes Natalie, para mañana los cuarenta ejercicios de Derivadas y los cincuenta ejercicios de Límites. -

Natalie titubeaba - eh… sí claro profesor.

-Se termina la clase y Nati se desvanece
todos la socorren le soplan con abanicos improvisados con periódicos, por fin se recupera de una manera muy extraña, tiesa como cocainómano en noche productiva, bien parada como militar, con voz casi metálica grita:
¡Josefina! ¡¡Josefina!! ¡¡¡Josefina!!!,

Josefina perpleja responde:
Qué Nati qué pasa,
“Murió tu Papá”
¡¡Qué!! Eres una loca Natalie por qué ¡mierda! me dices eso, que eres estúpida, Es verdad anda a verlo antes que su alma levite lejos de nosotros, ¡¡Maldita loca, púdrete!!. Natalie nunca pestañeó, ni se movía, solo articulaba sus labios para emitir sonidos inarticulados; cuando Josefina llega al hospital ve dos caras diferentes, las rosadas y las macilentas, las rosadas los doctores y las macilentas su familia… A pocas horas del entierro, Josefina sacó del armario su vestido negro.

-Reunión de algunas chicas…
Natalie dame la botella que yo quiero el último shot, claro ten… limón, limón, uuuuuh, sí ¡viva la santa! ¡¡Viva!!. Al término de la fiesta nadie se iba, todas y todos se quedan dipsómanos en la casa de Natalie que como buena anfitriona cede el espacio de su hogar a todos sus amigos. Natalie dónde vamos a dormir; alguien profirió, Yo les voy a indicar pero primero sigan festejando que aquí hay dos botellas más, ¡Bravo! Viva la Nati ¡Viva!
Natalie estaba tan ebria que con un vaso más de alcohol quedó inconsciente, es prudente con ella misma y deja de beber, pero el mareo y el cansancio la tumban, cae en un pertinaz sueño… pero antes de dormir hubica a cada invitado en sus respectivas posiciones, A ver tú Marieta duermes con Italo, Verónica duermes con Pablo, Ofelia con Eduardo, Gabriel con Andrea, y yo sola.
Meses después de esa fiesta.
¡Natie! Eduardo abusó de mí esa noche y estoy embarazada, ese hijo de perra, cómo se atrevió, y eso no es nada, no sé ni donde vive y esta desaparecido, me quiero morir maldita sea, por qué fui a esa fiesta, por qué me mandaste a dormir con ese tipo si sabías que estaba borracha, “eres una bestia…”

-Los padres de Natalie llegaron desde Europa...
En la casa, el padre abre la puerta y en el semiabrir de la misma, a mitad de vuelta de chapa alcanza rápidamente a ver a Natie llorando con indicios de estar harta, corrieron los padres a socorrerla, Mi amor qué te sucede, dígame por favor qué te pasa mijita, No sé mamá no sé, no sé no sé nada por dios ayúdenme ayúdenme ayúdenme por amor a Dios, ya no aguanto esto, Pero mi amor qué te sucede, solo ayúdenme no es mi cuerpo lo único que les puedo decir, no es mi cuerpo.
Ella y su madre van al Hospital psiquiátrico a Natie... Señorita Natalie Heupel, le toca su cita - pasa ella con la madre - Señorita pase, soy el Doctor Rivas dígame que le sucede, Doctor estoy harta ayúdeme, ayúdeme, Pero dígame qué le pasa, Doctor todas las noches cuando duermo siento mi ser en otro lado que no es mi cuarto, donde habitan seres igual que yo, son miles de Natalies todas me rodean y me dicen cosas, me llevan, me seducen, me tocan, me convencen y a mí me gusta que me toquen, nunca alguien me había tocado, solo “esas Natis” me tocaron, me hicieron sentir sensaciones que nunca Doctor, escúcheme, nunca, había sentido; ¡Vaya! Pero su situación es paranormal, si nos basamos en el punto de vista psiquiátrico, no existe algo que explique su situación, lo siento señorita, aquí no la podemos ayudar.
Al salir del hospital, Natie se abraza con su mamá salen de aquel lugar, -no sabría explicar por qué, pero al salir de ahí Nati emocionalmente se sintió mejor-. Fueron de compras al Centro Comercial, compraron mucha ropa para las dos, los problemas de Natie se veían diluirse en el buen momento que pasaba con su madre, se encuentra con unas amigas y van al cine, se le acerca un chico y le pregunta: ¡Oye! Guapa, cómo te llamas. Natie lo mira de pies a cabeza y no le responde, Qué se ha creído este idiota, -las amigas- ja, ja, ja, ja… siguieron su rumbo, era obvio que Natie no iba a darle atención a un tipo desconocido, y para colmo feo nada decadente ni nada seductor; este fue el día de Natie.

-Ya mi amor cuelgue ese teléfono y duérmase, Okey mamá.
La madre apago las luces y con cierto recelo Natie se durmió.

¡¡Natie hola te vemos de nuevo, ven mira esto…!!

Natie se levantó corriendo mira sus paredes, mira el techo, mira el piso, mira todo, se pone su uniforme no desayuna y corre al colegio, llega no saluda a nadie y se sienta en su banca, se acerco la hora de la clase, y solo miraba hacía abajo, temblaba símil a la hipotermia, entró el profesor de Matemáticas, se paran todos con la mirada al frente, se para Natie con la mirada abajo, esto fue un notado contraste lo cual el profesor se dio cuenta pero no le agregó importancia a eso, A ver Señores procedo a retirar los deberes que mandé la semana pasada. El profesor coge el deber de Julián, de Fausto, de Andrea, de Carla, de Doris, de Pedro, y la que seguía era esa cabeza gacha, el profesor dice:
Natalie Heupel su deber -no lo miraba, seguía su cabeza gacha- Señorita Heupel su deber. Natie bisbisaba “Lárguese de aquí, lárguese de aquí, lárguese de aquí”
Qué me está diciendo señorita…

Natie no aguantó más.

¡¡¡MALDITA SEA LÁRGUESE DE AQUÍ!!!

El profesor queda perplejo al notar esa reacción, ¡Qué le pasa señorita Heupel respete a su profesor!
No me diga nada
Natalie metió la mano en su maleta, sacó una navaja:

“SI POR ESTE MALDITO MUNDO YO VOY A SER MALDITA, ESTO ACABA AQUÍ”

Natie dio cruentas puñaladas al estuche del antidepresivo que robó el día de la visita al doctor, tragó las que más pudo antes que todo el mundo la detuviera,sucumbe bailando la percusión de la taquicardia, ella ida inmóvil, sus ojos difuminaban el presente, para ella todos eran un espejo.

2 comentarios:

Nona dijo...

Creo que todos tenemos una Natie por dentro... muchas veces siento como siente ella... pero no creo que sea capaz de quitarme la vida. ¿Estos cuentos son de tu autoría? A mi me enganchan en el primer párrafo y empiezo a imaginar a historia... Saludos

DULCE MARIA dijo...

DE VERAS ME PARECE MUY BUENA TU HISTORIA, PORQUE TIENE MUCHAS COSAS QUE NO DICE
COMO QUE TE QUEDAS PENSANDO Y ES
ASI COMO DEBE SER LA LECTURA
TU PONES ALGO Y EL QUE LEE AGREGA LO QUE QUIERE, SACA CONCLUSIONES, MUEVE LA HISTORIA EN PIEZAS, COMO SI ARMARA UN ROMPECABEZAS
ESTA EXELENTE..... AHORA PIENSO EN NATALI.....