sábado, 4 de julio de 2009

Antonio dice:


Su forma de “V”, su forma de “T”, ese lenguaje perfecto que solo nosotros codificamos
la envoltura del fin de nuestra causa, esa que nos hace seres en común
¡Tú! Esencia de toda musa, como sustancia decantada por el tiempo,
Sí, lo de abajo, lo que se come como aquellas frutas costosas de pelar, de abrir, de romper…
Pero este poema no es para eso, es un tributo a su envoltura la que nutre nuestra imaginación…
¡Hombres del mundo! Sabéis lo que os digo, la envoltura.

En el bus, en la calle, en la oficina, ¡en mi casa a lado de mi mujer!
Por todos lados me estas coqueteando ser inerte,
cedes a mi olvido cuando me eres un obstáculo.
Maldito fuego intangible que tienes, ¡tú! envoltura sagrada deleitas mis ojos.
Rescato en este momento las ganas de llorar de emoción,
-como la gente pobre que gana dinero en programas concursos de televisión-
es que… de verdad es muy emocionante mis colegas, es el motivo...
“placeres entrepiernales” unos piensan que todo eso de lejos es solo forma,
el que piensa eso es un seudo analítico de la causa

El viernes tuve uno de esos ejemplares o envolturas en mis manos, antes de la causa...
Se hacía líquido viscoso, resbalaba en mis temblorosas manos, lo llevé a mi cara
sí, su olor a detergente y hembra, me coqueteaba la maldita,
sin consentimiento la llevé a mi morada, no la quise lavar
para qué hacerlo, para qué perder el sentido de tal euritmia
ja, ja , ja , ja qué feliz estoy el día de hoy.

Solo bastó semanas, y no sabía nada de ella,
qué sirvió el clavo de madera puesto en la pared
de qué sirvió triturarme los dedos… <>
Sé, lo sé, hombres de mi tierra, me rebajé a ese utensilio
no tiene sentido que exista, qué sostiene ¡nada!

Causas tantos males a la viril sociedad,
¡¡Miramos tu forma!! Menos tu envoltura
qué pensará mi pretendiente de la esquina de esto
qué vergüenza, soy un patán… ¡entiéndanme por favor!
¡Oh…! Tú, tienes la culpa de mis impulsos incumplidos
los que se desahogan con el llanto, y no me dejan respirar
ya que solo tú, envoltura maldita haces distorsionar las hormonas.

¡Qué va! No te achaco más, el sinsabor de verte es lo importante
solo verte y volar, solo verte a diez metros la costura de tu perímetro
la forma que ejerces a la causa, la sometes a tu ceñido
formas cóncavos que me excita el cuerpo
creando puntillismo sobre el lienzo de mi piel.

Te sigo viendo ¡Oh Dios, qué obsesivo!
Cada paso que mueve a la causa mueve la tela
quisiera estar cerca para estar tan cerca de ella
no me conformo con guardarla, olerla o lo que sea…

Ahora anhelo su forma, ser como ella, flaquita pero afortunada
sin duda que lo es, tiene tan cerca el sentido que luchamos en cada bohemia.
Qué cobarde soy, si todo esto le dijera a ella
no tendría que aspirar a la otra ella, la amiga la compinche
nadie me va a decir que las dos no saben lo que hacen

El fin es uno, uno como tú, como yo, como cualquiera
!!Detengan a este dúo!! Tiene “La Apocalipsis” en su frente,
a caso a mí me engañan, acaso no me muero dentro de mi pensamiento…
Esto es el fin ¡Vade Retro! Al que dice lo contrario
el que no está de acuerdo es un marica

Pues ¿Es por gusto la transparencia de las faldas, lo hundido de los jeans?
¿Y las “T”? Qué opinan de estas, a mí me gustan pero no tanto,
obvia lo imaginable, se adelantan a la experiencia, pero es bueno.
Cuando no están en la causa, eso es una propuesta mas que seducción.

¡Hombres de mi patria! Salid y mirad vuestras causas, y fijaros que tengo la razón
¿Vosotros pensáis que os miento? Intentadlo, luego decídmelo ¡Daros cuenta!
Os salgan a la calle, dilucidad una causa, dejéis que pase y esperadla…
Cuenteéis diez taconazos ¡Miren! Ven la “T” o ven la “V”.

No hay comentarios: