jueves, 3 de septiembre de 2009

Bar


La luna escala las nubes

al mismo tiempo que cae el alba.

Los cuerpos se excitan y salen de sus casas

para deambular en el pavimento oscuro por la penumbra

En peculiares sectores las casas encienden colores

sin necesidad que sea navidad

jadeando cerca de las casas luminosas

las feromonas incitan y se dejan percibir

por el mínimo olfato fino de los seres noctámbulos

Los seres humanos entran

iluminándose sus caras en el ocaso interno;

mientras las mujeres pintan sus piernas y pechos

los hombres las someten con sus miradas,

en aquel momento: la fusión de ambas tentaciones,

Paralelamente se acercan el hombre y la mujer

se convergen en sus perversiones

pero no lo hacen, el hombre no lo ve prudente

y la mujer no quiere darse fama de zorra,

él da la iniciativa solo con el hecho de mirarla,

ella parece no mirarlo, solo lo hace a cualquier lado

cuando la hembra gira su rostro, ¡lo ve!

él cual fuere una olla de testosterona hirviendo.

Le insinúa un trago, sin dudarlo lo acepta

en medio de la marea de gente ellos están anclados

siendo el todo solo plantas y viento

cuando el beso entra a actuar en la escena

la mano improvisa una tocada de tetas

el termómetro invisible bajo la lengua de ella sube su temperatura

La oscuridad es casi tangible, y ellos se sienten solos

Esa música bohemia parece escucharse desde muy lejos

no solo una mano está en la teta,

la otra entra por un espacio entre las piernas y la falda

a la vez el rostro masculino se imanta al hierro femenino

para llegar a chupar el labio inferior sabor a cereza cosmética

Labios ajenos chupándose mutuamente,

singular mano copada de convexa forma,

inesperada insatisfacción femenina

como serpiente “mansa” acariciada dudosamente

pero esta no muerde al cuerpo si no al ego

1 comentario:

Chari dijo...

hola he leido algunos de tus psot, me gustan, te estaré visitando por aquí