jueves, 27 de febrero de 2014

Remember


Remember

En la ventana
Que dejaste semiabierta
Cuando mirabas formas en las nubes
Después, entró una brisa
que congeló el aroma
de aquella alcoba alquilada
testigo en el tiempo
de cien mil posiciones para el sexo.

Ahí, tu almohada era mi pecho
y abrazabas mi cuerpo
para abrigarte y sentir mis genitales
adheridos a tu vientre.

Mientras en la resaca del orgasmo
Me quedé viendo la pared,
Te fugaste…
porque sentiste en mis movimientos
que no perdí la costumbre
de las masturbaciones en tu cuerpo.

Una secreción besó mi cara
cuando con las sábanas
me sequé las lágrimas.

La impotencia
de ya no poder lactar tu pecho,
de ya no poder hundirme en tus precipicios,
de ya no poder percibir el aliento de tu jadeo,
multiplicaba los metros cuadrados de nada
que me cercaban y celebraban cada fallo
al intentar la maroma de dibujar en el papel
algo.

El espacio se convirtió en una pampa
donde las posibilidades del suicidio
concursaban por la muerte.

Mas que sea conseguí
con mi pervertida imaginación
en la reserva de mi memoria
sacar un recuerdo, algún sexo no consumado
para alcanzar una eyaculación de auxilio

y poder dormir.

No hay comentarios: