sábado, 22 de abril de 2017

Patio de Comidas



Me hallo aquì con un documento apostillado
para calificar en el extranjero
llevo el celular descargado por un cargador inepto.
Canciones desde los parlantes colgados en el techo
con eso se pretende entretener, y la verdad
lo único que entretiene es la gula y el orgasmo,
tal vez alguna selfie.
Cinco mesas a la izquierda Nada Importante se devora
al Tiempo De La Vida, y eso ante los ojos de la muerte.
No consumo alimentos porque no tengo hambre,
leo Miller y es cruel que nada haya cambiado,
humanidad contemporánea inmutable.
Todos estos comensales en sus trabajos no trabajan por un pan
trabajan por dinero, y ver eso es la misma experiencia
que tienes cuando rechazas la mano que te mendiga.
Todos terminamos moviendo el culo por algo
mientras nunca se desanuda la garganta, respiramos
con ese estorbo como si fuera lo más normal
tal como normalizas esa mano que te sigue mendigando.
En este Patio de Comidas todos comen mierda
mierda tan mierda como la mierda que los poetas usan
para empachar sus narices en los bares cuando aparentan
normalidad.
Intersticio yo y todas las cosas, intersticio duro y muerto
como una piedra.

No hay comentarios: